jueves, 24 de marzo de 2016

Por favor no molestar estamos jugando a... manipular el agua!

A Nora le encanta jugar con el agua, si le dejara seguramente cada día empezaría fregando los platos, seguido pasaría por la bandeja de trasvases líquidos, con parada en la mesa de experimentación con cubeta llena de agua, para finalmente acabar en la bañera o fregando todo aquello que ha desparramado XD Y no os penséis que es broma, porque este circuito lo hemos hecho más de una vez en un día... Al fin al cabo se trata de seguir al niñ@ no? jiji 

Sin embargo, no sé el motivo pero el tema de jugar con el agua es un poco tabú. Crea bastante suscitación el hecho de dejar jugar de forma libre a un niño o niña con el agua, comentando cosas como: Se va a mojar, terminará empapado, se va a constipar, me lo vas a llenar todo de agua, con el agua no se juega, el agua es para lavarse no para jugar y mil frases similares. Mi madre que ya está muy acostumbrada a nuestras actividades en casa, aun se pone en situación de alarma cada vez que ve a Nora jugando con agua XD El otro día me sorprendió cuando invitó a Nora a que le ayudara a fregar el suelo! También lo bueno se pega jeje (Aprovecho para darle las gracias por todo el esfuerzo que hace por Nora :) ) 

Pero si nos paramos un momento a pensar cuando eramos pequeñ@s, seguro que recordamos alguna situación donde teníamos entusiasmo por jugar con agua. Yo me recuerdo con  4 o 5 años en el bidé del baño con un muñeco :) Y es que el agua es el elemento natural de juego por excelencia junto a la tierra. Todos los niños y niñas de la historia de la humanidad jugaron en algún momento con estos elementos, pues es un juego universal que viven los niños y niñas de todo el mundo (a no ser que haya carencia de ellos por desgracia). Por eso el barro, que une estos dos elementos naturales tan ricos y con tantas posibilidades, regala tantas horas de juego a los pequeñ@s indi@s! Tonucci referente a este elemento de juego en la entrevista para el documental Imagine Elephants, que podéis consultar aquí, dice: 

 
" El juguete que yo considero mejor, perfecto es el barro. Porque no es nada pero puede llegar a ser todo, no cuesta casi nada y un niño puede divertirse solo o con amigos por años. Yo sigo jugando con esto y soy viejo, y los niños con dos años empiezan... No tiene ninguna contraindicación y tiene posibilidades infinitas."

Ahora Nora se ha empezado a animar con el barro :) Pero con el agua tiene amor desde siempre... Ya con 10 meses le poníamos una cubeta con agua o el barreño junto con otros elementos que podían ser naturales o no, y podía tirarse más de 30 minutos!! Ha crecido con esta libertad para manipularla y es algo que está presente en su día a día y creo que debería ser así para todos los niñ@s, pues es algo natural, un juego que surge de lo más profundo del ser.


En casa para jugar con agua tenemos varias actividades que realizamos con regularidad (tanta regularidad como interés muestre Nora). Estas son algunas...

- Mesa de Experimentación: Ya os hable de esta herramienta de juego tan importante en nuestra casa de indios aquí. Se la recomendamos a todo el mundo, pues a Nora le ha ofrecido momentos únicos de juego y ha aprendido muchas habilidades y destrezas con ella. La nuestra es facilísima de hacer y muy barata...



Trasvases líquidos: Esta actividad presentada tal cual como trasvases es relativamente reciente en casa. Hasta hace poco hacia trasvases pero en la bañera, en el fregadero o en la mesa de experimentación sin material preparado. Desde hace algunos meses le ofrecimos una bandeja de plástico (la más barata de Ikea) traslúcida para poder trabajar sobre la mesa de luz, que siempre está a su alcance, y en ella realizamos trasvases o experimentos con agua. Hasta ahora hemos realizado los siguientes:

- Este es un trasvase sencillo. Le presento dos vasos de agua (de estos chatos), uno contiene el líquido y el otro está vacío. Al agua le suele añadir colorante alimentario para que ella pueda diferenciar mejor el líquido. Junto a los vasos le pongo utensilios para hacer el trasvase en este caso una cuchara medidora mediana y una esponjita por si derrama un poco de líquido en la bandeja (que siempre termina usando para jugar y el trapo que anda por el salón para secar, en este caso yo no le corrijo, me gusta ver por donde lleva su juego, es la experimentación real... Y además al final se hace cargo de limpiar igual XD).

- En este caso, aunque también hace trasvase es más un experimento con los colores. Le presento dos vasos chatos de agua y un cuenco pequeño trasparente. En uno de los vasos ponemos agua de un color (en este caso amarilla) y en el otro un color distinto (el azul). Junto a los vasos y el cuenco ponemos los utensilios que use para mezclar y trasvasar el líquido, esta vez pusimos pipetas y jeringuillas de distintas medidas. También ponemos la esponja por si se derrama que lo pueda recoger. Este experimento fue idea de Nora ,estábamos preparando un trasvase normal y ella pidió otro vaso con color amarillo :) El resultado no se lo esperaba! Agua de color verde :) El agua terminó por toda la bandeja, pero como veis se encargó de recoger el líquido que salió de la bandeja :)


Fregar el suelo y limpiar los platos. Creemos que para ofrecer una convivencia respetuosa para todos los miembros de un hogar es algo indispensable ofrecer la posibilidad de que los niños y niñas puedan introducirse en las tareas de la casa desde muy pequeñ@s. Los motivos son varios. Los niños entre los dos y los tres años (aprox) empiezan la etapa de quiero hacerlo solito o lo hago yoyoyo :) Maria Montessori habla de periodos sensibles, en los que los niños y niñas tienen un especial afán por hacer ciertas cosas. Hablaremos en breve más detenidamente del método de esta doctora italiana.
Debemos aprovechar estos momentos cuando surgen aunque sean pequeñ@s porque si no más tarde cuando el niño o niña sea más mayor y le reclamamos esta responsabilidad, es posible que ya no esté por la labor o que nos tengamos que pelear con ellos para que lo hagan. En cambio, si aprovechamos el momento cuando realmente tienen esa necesidad de llevarlo a cabo y le acostumbramos a que su participación sea algo normal en la vida cotidiana del hogar, crecerán asumiendo esa responsabilidad sin esfuerzo ni conflictos. Se que inicialmente puede parecer un poco caos, he vivido esa sensación yo también ;), sin embargo no sé como ni porque llega un momento en que el niño o niña se acostumbra y lo hace más pausado, sereno y concentrado, y poco a poco el caos se va convirtiendo en algo positivo (a veces muy poco a poco, se requiere paciencia). Este proceso es llamado por Montessori Normalización. Por otro lado, cuando dejamos al niño la libertad de experimentar, manipular y jugar conlleva un cierto estropicio. Es importante que el niño o niña sea consciente de que limpiar ese estropicio también forma parte de su juego. Y es más, así es como ellos se inician en esta responsabilidad como un juego. Nosotros cuando terminamos de hacer una actividad (o hasta a veces cuando la presentamos ya ofrecemos los elementos necesarios para arreglar el futuro estropicio) invitamos a Nora a que nos ayude a limpiar. Nunca la obligamos, en caso de que no quiera solo le hago saber que yo si lo estoy haciendo, para que poco a poco asuma que existe finalmente esa parte del juego al acabar. La verdad es que Nora siempre tiene la iniciativa, cuenta con paños, trapos y balletas por toda la casa que utiliza a menudo...

Globos de agua: En verano jugábamos en la terraza. Pero este invierno Nora los siguió pidiendo así que se los he preparado en la bañera o fuera con la ropa de lluvia.



Regar las plantas: Además, les enseñamos a cuidar a otros seres vivos y la responsabilidad que tenemos con ellos.

El baño: Aunque a priori puede parecer algo corriente y que se da en todos los hogares, no siempre se da con el mismo fin. El baño debe ser un momento de experimentación libre donde el niño o niña puedan abrir el grifo, quitar el tapón para ver como se va el agua, salpicar, jugar con el jabón y si lo piden poder llevar juguetes (que no sufran con el contacto del agua) que no sean especialmente para la hora del baño, para enriquecer ese momento de juego y de conexión con este.



Además fuera de casa solemos:

- Saltar charcos cuando llueve. Pequeños, medianos, grandes... Todos nos gustan! Nos ponemos nuestras botas de agua y a disfrutar... Aunque también nos ha pasado alguna vez que nos ha pillado desprevenidos y no íbamos equipados, pero no lo hemos podido evitar! Como en este breve vídeo que os dejo del verano pasado (16 meses) estrenando avarcas blancas... Las pude volver en sí por suerte XD




- Jugar en la playa siempre que podemos. Es algo que hacemos a menudo pues la playa y el mar tienen muchos beneficios para el cuerpo, la mente y el alma :) Parece que lo cura todo! Nora este año ya ha estrenado la playa y siempre que puede se pega un chapuzón. En invierno cuando hace mal tiempo también vamos, aunque en este caso vamos con ropa impermeable, botas y bien equipados para el frío. Haciendo uso de la frase no hay mal tiempo si no ropa inadecuada. Nos podemos equipar por poco dinero en Decatlhon o acudir a esta tienda online que me tiene enamorada Amphibia Kids.


- Visitar lugares con fuentes (una pasión de Nora, donde hay fuente es feliz). Uno de los recorridos que más le gustan a Nora es empezar por la Plaza de las Tortugas, seguir hasta Plaza de la Reina, pasar por los jardines de la reina, pasar por el rincón de los cisnes y terminar en el Parque del Mar... Recorrido lleno de fuentes! Lo solemos hacer un par de veces al mes, pues si le dejas elegir siempre lo pide!



Este es nuestro mundo acuático cotidiano... Aunque puede parecer que hacemos un gasto elevado de agua, Nora aun con solo 2 años recién cumplidos entiende que no se debe malgastar, abre siempre el grifo flojito, reciclamos agua y cuando le digo hoy hemos gastado ya mucha agua, lo suele aceptar... Dice frases como: Claro mamá el agua se gasta! Aun me sorprende como podemos subestimar la capacidad de los niños y niñas, cuando en realidad son nuestros grandes maestros! Dar el valor que corresponde a un elemento natural como el agua, sentirla, vivirla y disfrutarla de tal manera como si fuera lo que es, algo sagrado para la humanidad... Cuanto que aprender de nuestr@s pequeñ@s indi@s.

Y vosotr@s, como manipuláis el agua en casa? Vuestros pequeñ@s indi@s disfrutan igual que la pequeña saltamontes con el agua? Me dais nuevas ideas??

Muchas gracias por leernos... Feliz Semana Santa.

Un abrazo


"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, 
pero el mar sería mucho menos si le faltara una gota."

Madre Teresa de Calcuta 


No hay comentarios:

Publicar un comentario